Láminas de pasta filo especiadas

Hoy haremos un acompañamiento, que te servirá para una cena informal, para un picoteo, el aperitivo…

Espero que hayas guardado alguna lámina de pasta filo de la que utilizamos la semana pasada para hacer los rollitos de nueces y miel. Con 2 o 3 láminas tendremos suficientes para un plato.

Estas son mis sugerencias, pero puedes añadir las especias que mas te gusten o utilizar tu mezcla perfecta.

El resultado es crujiente, sabroso e irresistible.

Como siempre, otra receta fácil, rápida y buenísima.

No hay excusa para meterse en la cocina.

Empezamos,

Láminas de pasta filo especiadaswww.mimejorhornada.com

Láminas de pasta filo especiadas

 

INGREDIENTES

  • Láminas de pasta filo
  • Curry
  • Cebollino
  • Pipas
  • Albahaca con ajo en polvo
  • Aceite de oliva
  • Sal

Precalentamos el horno a 180°, con calor arriba y abajo.

Preparamos la bandeja del horno, con papel para hornear.

Con cuidado, ya sabes que la pasta filo es delicada, vamos poniendo las láminas sobre la mesa de trabajo y con la ayuda de un pincel, iremos extendiendo el aceite.

No es necesario que pongas mucho aceite.

Espolvoreamos con la especia que hayas elegido, salamos ligeramente y vamos doblando formando las tiras. Yo lo he doblado a la mitad, uniendo los extremos al centro y volviendo a unirlos al centro, hasta conseguir el tamaño que veis en la foto. Al ser las tiras largas las he cortado a la mitad.

A medida que vayas doblando, iremos pincelando y añadiendo especias.

Cortamos con la ayuda de un cuchillo o tijeras y vamos colocando en la bandeja.

Puedes amontonar 4 ó 5 tiras para aprovechar el espacio en la bandeja, se harán perfectamente. Espolvorea la última capa.

Llevaremos al horno de 5 a 10 minutos o hasta que veas que está doradito.

Listo.

 

Láminas de pasta filo especiadaswww.mimejorhornada.com

Láminas de pasta filo especiadas

¡A DISFRUTAR!!

 

Olga

Patatas al horno con albahaca

 

La sencillez de un ingrediente como la patata y la excelencia de un plato como el que hoy prepararemos.

Os aseguro que se puede convertir en el plato mas deseado de la mesa y para lucirse en cualquier ocasión, porque es un acompañamiento perfecto.

Cuando compres patatas, y para que tengas un mejor resultado, asegúrate de que sea una patata para asar. El número de patatas que utilizaremos, irá en función del tamaño de la fuente. Las patatas tendrán que quedar juntas para que no bailen y se separen.

Si puedes elegir y la encuentras, utiliza albahaca fresca. En muchos supermercados, la puedes encontrar en maceta o en la zona de refrigerados.

La albahaca le da un sabor cítrico estupendo a las patatas.

Puedes aprovechar para hacer estas patatas a la vez que horneas algún asado y así rematar la faena.

Empezamos,

Patatas al horno con albahacawww.mimejorhornada.com

Patatas al horno con albahaca

INGREDIENTES

  • Patatas para asar
  • 3-4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 diente de ajo picadito
  • 1 puñado de queso parmesano
  • 1 chorrito de agua
  • unas hojas de albahaca fresca
  • sal

 

Empezamos encendiendo el horno a 200°, con calor arriba y abajo.

Pelamos y lavamos las patatas. Si tienes una mandolina o un rallador, puedes utilizarlo para rebanar las patatas. Si no lo tienes, iremos cortando las patatas en rodajas algo mas gruesas que para tortilla, sin que pierda la forma y las vamos acomodando en la fuente que vaya ir al horno.

Vertemos el agua encima, mas o menos para que cubra el fondo de la fuente, salamos y regamos con el chorrito de aceite y las hojas de albahaca, que colocaremos por encima.

Dejaremos en el horno, durante aproximadamente algo mas de una hora.

De vez en cuando, ves mojando las patatas con el líquido que tenemos en la fuente. Puedes ayudarte con un pincel. Si fuera necesario añade unas cucharadas mas de agua para que no se quede seco, lo que queremos conseguir es que cuando la patata esté terminada quede una poquito de salsita. 

En los últimos minutos, cuando veas que al pincharla está blandita, reparte la cucharada de mantequilla por encima de las patatas y si fuera necesario, ves abriendo un poco las láminas de patata, para repartirla bien.

Puedes añadir también el ajo, pero ten cuidado, porque tiende a quemarse con facilidad.

Cuando las veas doraditas, estarán listas.

En este momento, echaremos el queso por encima y con el calor de la patata será suficiente para que se funda.

Sácalas del horno, deja que pierdan un poco el calor y aprovecha para regarlas nuevamente con el líquido que nos quedó en la fuente.

¡A DISFRUTAR!!

Patatas al horno con albahacawww.mimejorhornada.com

Patatas al horno con albahaca

Olga

Cebolla caramelizada (sin azucar)

mimejorhornada.com-910

Cebolla caramelizada con queso de cabra

 

Os he comentado en varias ocasiones, que siempre hay que tener un fondo de nevera, para tener un poco organizada la comida de la semana y comer bien y saludable.

En casa, las cenas suelen ser mas improvisadas que las comidas y para ello dejo hecho dos o tres platos que me sacan de cualquier apuro.

En este caso, la cebolla caramelizada, es uno de esos platos.

Lo puedes utilizar en una ensalada, queda estupendo, en una tosta con queso de cabra, en unas tartaletas, en bocadillos, con pasta … en fin, hay un montón de posibilidades.

Es verdad que podemos encontrarla ya preparada, pero de lo que se trata es de hacerlo tu mismo. Ese es el objetivo. De esta forma controlas grasas y azucares innecesarios. De hecho, esta receta no lleva nada de azúcar y ya veréis como tampoco le hace falta.

Os aseguro que el resultado es sorprendente. La cebolla cuando carameliza, saca el dulzor natural y queda realmente deliciosa.

Es de elaboración muy sencilla, pero armaros de paciencia porque os llevará un rato. Merece la pena cada minuto empleado en su elaboración.

Empezamos…

 

 

INGREDIENTES

 

  • 3 cebollas (yo utilice moradas)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • sal

 

 

Vamos a partir las cebollas en juliana. Pondremos una cacerola al fuego con el aceite, añadimos las cebollas. Tenemos que cocinarlas a temperatura baja, durante tres horas. No os asustéis, de esta manera conseguimos que la cebolla desprenda todos sus azúcares y se caramelice maravillosamente.

Podéis prepararla mientras cocináis otro plato y no os daréis ni cuenta, porque se hacen casi solas. Para que os hagáis una idea, el termostato de mi cocina tienes hasta 6. Las he cocinado entre 1 y ½ y 2.

Removeremos de vez en cuando con una cuchara. En la última hora, tendremos que mezclar mas frecuentemente.

Una vez transcurrido el tiempo, pasar a un bote de cristal, dejamos que enfríe y llevaremos a la nevera.

Listo.

mimejorhornada.com-911

Ensalada con cebolla carameliza con aliño de soja y pecanas

 

 

¡A DISFRUTAR!!

 

Olga

 

 

NOTAS

 

– Puedes hacer menos cantidad, de cualquier manera congela sin problemas. Puedes guardarlos en paquetitos pequeños de papel transparente de cocina, para utilizarlo cuando necesites.