Galletas de semillas y parmesano

Vamos con un estupendo y completísimo tentempié, cargado de energía y que también te servirá para acompañar cualquier plato.

Estas galletas tienen un montón de variedades. En este caso he utilizado estos ingredientes, pero ya sabes que puedes utilizar otras semillas, otras hierbas secas, añadir especias …

El tiempo de horneado es largo. Te sugiero para aprovechar el uso del horno, ases por ejemplo unas patatas, que te servirán para preparar una ensalada o servirlas con una salsa.

Empezamos,

Galletas de semillas con parmesanowww.mimejorhornada.com

Galletas de semillas con parmesano

INGREDIENTES

  • 40 gr de semillas de lino
  • 40 gr de chía
  • 80 gr de pipas de calabaza
  • 1 diente de ajo picadito
  • 2-3 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 2 cucharaditas de orégano seco
  • ½ cdta de sésamo dorado (el normal)
  • ½ cdta sésamo negro
  • ½ cdta sal

Ponemos las semillas de lino y de chía en un vaso lleno de agua hasta la mitad. Dejaremos durante 20 minutos.

En un bol ponemos las pipas de calabaza, el ajo picado, el queso parmesano, el orégano seco, los dos tipos de sésamo y la sal. Mezclamos y añadimos las semillas que están en remojo. Integramos todo.

Nos ponemos unas gotas de aceite de oliva en las manos, para poder trabajar mejor la masa y extendemos la mezcla sobre un trozo de papel de horno. Ponemos encima otra lámina de papel y con la ayuda de un rodillo, la dejaremos bien fina. Ten en cuenta que cuanto mas fina quede mas crujientes quedará.

Llevamos al horno precalentado a 140°, durante 40 minutos aproximadamente. Pasado este tiempo, daremos la vuelta y dejaremos otros 40 minutos. Sacamos, cortamos en cuadraditos o con las manos hasta que hayan enfriado.

Listo.

¡A DISFRUTAR!

Olga

2 pensamientos en “Galletas de semillas y parmesano

  1. Me encanta como las has hecho.
    Hace tiempo empecé a sustituir las grasas en algunas recetas de galletas por lino o chía. cuanto más naturales mejor y con el aceite de las comidas tenemos suficiente.
    Para las dulces suelo poner ralladura de naranja o polvo que hago con la piel secada al sol y un poco de sacarina o estevia si es que las quiero un poco más dulces, pero me estoy acostumbrado a solo la naranja, añado su zumo también para hidratarlas.
    Como tu dices, hay que aprovechar el horno para cocinar otras cosas, pero desde luego merece la pena hacerlas, más sanas no pueden ser
    Un abrazo

    • María Teresa, me alegro que te guste. Tomo nota de tu truco, no lo he probado nunca. A mí no me gustan las comidas muy azucaradas. Ultimamente estoy enganchada a los dátiles, endulzan muchísimo con muy poca cantidad. Estoy probando con un sirope, triturando los dátiles con agua y creo que puede ofrecernos muchas aplicaciones. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *